27 enero 2009

Thailandia (Siam)...

...o como unas vacaciones de relax acaban en decepción:



Aprovechando el puente por el Año Nuevo Chino, cogemos un vuelo Singapur-Bangkok, y desde allí, un taxi hasta Pattaya, también en Thailandia.

La primera sensación es que el taxista quiere matarnos. Y digo esto porque el taxista:

A) Iba a 160 (y digamos que las carreteras Thailandesas no son autopistas alemanas)
B) Mantenía una distancia de (sin exagerar) 3 metros con el coche de delante (a 160 km/h)
C) No paraban de darle espasmos
D) Paró a echar gasolina sin apagar el motor

Despues de una hora de peligrosa travesia, llegamos a nuestro hotel en Pattaya.

Pattaya, en vez de ser mi anhelado destino de playa paradisiaca y piña colada en mano, resulta ser un enclave de prostitución, abuelos salidos, travestis, suciedad, alcohol barato. Hoy me han comentado que Pattaya era la ciudad de ocio de los soldados americanos durante la guerra de Vietnam.

El hotel se salva de la quema. Esta bien y por lo menos sirve de burbuja respecto a toda la perversión de la ciudad.

La playa de Pattaya es peor que cualquiera de Salou/Cambrils, etc. Hay barcos entrando y saliendo de la playa continuamente, y abuelos guiris tostados al sol (eso sí, siempre acompañados por su tailandesa de 30 años)

Con este "ídilico" panorama, lo único que acabamos haciendo en Pattaya fue ir de compras, probar comida Thailandesa (muy buena por cierto), descansar en la piscina, hacer alguna excursión en el día.

Y la excursion elegida fue Koh Larn. El segundo día cogimos una lancha rapida a esta isla de arena blanca y agua cristalina que hay a unos 45 minutos de distancia (por mar) de Pattaya. La playa era realmente paradisíaca, pero estaba echada a perder por todo el trafico de yates y lanchas rápidas, y la enorme cantidad de turistas rusos (Nota mental: Los rusos son la nacionalidad mas fiel a su estereotipo).

Adelantamos la vuelta un dia para aprovecharlo en Bangkok antes del vuelo de vuelta.
Aunque la verdad es que tampoco había mucho que ver, me quedé con la sensacion de que Bangkok es una ciudad para disfrutar más de noche.

Como podéis comprobar, no ha sido un viaje de hacer fotos...


RESUMEN: Antes de coger unas vacaciones de ultima hora en Asia, hay que informarse bien de donde vas... Aquí tampoco es oro todo lo que reluce.

MORALEJA: Niños y niñas, nunca os paseis por Pattaya. Abuelos y abuelas, vosotros tampoco por favor.